DIOS NO TE ABANDONARÁ | World Challenge

DIOS NO TE ABANDONARÁ

David Wilkerson (1931-2011)December 21, 2020

Abrazando y confiando en su amorosa bondad en medio de tus pruebas

El Salmo 107 ha sido llamado "el banquete de amor del Antiguo Testamento". Es uno de los pasajes más alentadores de toda la Palabra de Dios, y está destinado especialmente a aquellos que necesitan perdón, liberación o restauración. El último versículo promete al lector una comprensión de quién es realmente Dios. "Quien sea sabio y guardará estas cosas, y entenderá las misericordias de Jehová" (Salmos 107:43).

Si lees, observas y estudias este salmo, tendrás una revelación de la paciencia, longanimidad y bondad de Dios incluso hacia sus hijos rebeldes y desobedientes. Es la prueba de que Dios nunca abandonará a ninguno de sus hijos, por muy bajo que se hayan hundido.

Este salmo nos da cuatro clasificaciones del pueblo de Dios que terminaron en problemas y aflicción debido a sus propias acciones. El Señor no dejó ni desamparó a ninguno de ellos, ni siquiera uno. Mira si te encuentras en alguna de estas categorías.

El primer tipo de creyente en problemas es el que esta hambriento.

"Anduvieron perdidos por el desierto, por soledad sin camino, sin hallar ciudad en donde vivir. Hambrientos y sedientos, su alma desfallecía en ellos." (107:4-5). Estas personas son las que una vez conocieron la plenitud del Señor, pero ahora están en un desierto solitario, vagando solos e incapaces de encontrar la ciudad.

"La ciudad" en el Antiguo Testamento es siempre Sión, que representa la verdadera iglesia de Dios. Hoy, por supuesto, esa ciudad es el verdadero cuerpo de Cristo que adora en espíritu y verdad. Multitudes de esos cristianos mueren de hambre por una verdadera palabra del Señor, yendo de iglesia en iglesia tratando de encontrar su lugar. Al final, se dan por vencidos porque creen que no hay una iglesia para ellos.

Algunos pastores y congregaciones simplemente no tienen interés en la rectitud. La gente sólo se preocupa por tener sus "necesidades satisfechas", por lo que el horario de la iglesia está lleno de actividades como bailes padre-hija y noches familiares de eventos deportivos. ¿Estas actividades hacen temblar el infierno? No, muchas iglesias de este tipo son una absoluta burla a Dios.

Por otro lado, algunos cristianos de mentalidad crítica se han vuelto tan difíciles de complacer que ninguna iglesia podría alcanzar su estándar. La menor imperfección los aleja. Conocí a un pastor que recibió una carta de alguien muy enojado porque su boletín de la iglesia mencionaba "Noche de solteros". El escritor de cartas acusó a la iglesia de tratar de encontrar pareja para amantes. El pastor respondió que simplemente estaba anunciando una noche de ministerio para que las personas solteras adoraran a Dios juntos.

Sin la comunión regular entre un verdadero cuerpo de creyentes, cualquier cristiano puede terminar frío, dejando su primer amor, vagando por ahí, continuamente sediento. Algunos terminan probando doctrinas poco saludables, mientras que otros terminan aislados y amargados.

En su misericordia, Dios ha proporcionado una solución. "Entonces clamaron a Jehová en su angustia y los libró de sus aflicciones. Los dirigió por camino derecho, para que llegaran a ciudad habitable." (107:6-7). Dios dice, "Te mostraré mi iglesia. Te llevaré directo a ellos. Dios tiene su cuerpo de creyentes en todo el mundo, y si clamas a Dios, él sobrenaturalmente te traerá cristianos que piensen como tú. Hasta que eso suceda, no te dejará ni desamparará. El Señor promete manifestarse aun cuando dos o tres están reunidos en su nombre.

El segundo tipo de creyente en problemas ha caído en pecado por desobediencia a la Palabra de Dios.

"Algunos moraban en tinieblas y en sombra de muerte, aprisionados en aflicción y en hierros, por cuanto fueron rebeldes a las palabras de Jehová, y aborrecieron el consejo del Altísimo. Por eso con el trabajo quebrantó sus corazones; cayeron, y no hubo quien los ayudara." (107:10-12).

¿Podrías ser tú este creyente? Te has sentado a escuchar predicar la sana doctrina, convincente y poderosa palabra de Dios. El Espíritu Santo te ha tocado, pero aun así has pecado intencionalmente. Ahora estás de vuelta en las garras de un viejo hábito. Te sientes miserable, tu corazón se siente "derribado, cargado y trabajado".

Cuando una persona peca intencionalmente, desobedeciendo la Palabra de Dios, su tendencia es esconderse, acobardado en el miedo y termina revolcándose en la miseria. Esta persona cree que todo ha terminado, que Dios no puede usarlo. Cuando estás en ese tipo de condiciones, el diablo te susurrará: "No hay esperanza para ti. Eres una de esas personas que nunca cambian. Tu pecado ha forzado a Dios a ocultar su rostro de ti."

Aquí está la respuesta de Dios a eso. "Luego que clamaron a Jehová en su angustia, los libró de sus aflicciones; los sacó de las tinieblas y de la sombra de muerte, y rompió sus prisiones. ¡Alaben la misericordia de Jehová y sus maravillas para con los hijos de los hombres! porque quebrantó las puertas de bronce y desmenuzó los cerrojos de hierro."  (107:13-16).

Escuchen bien: Dios nunca ha ocultado su rostro, y nunca lo ocultará del clamor de un hijo suyo. No importa lo lejos que hayas caído, cuántas promesas le has hecho y hayas roto. Tus pecados, aunque rojo escarlata, serán blancos como la nieve si sólo le pides ayuda. Sólo Dios puede cortar las barras de las prisiones. Sólo él puede liberarte de tu oscuridad. Esa es nuestra fuerza y nuestra esperanza.

"Entonces clamaron al Señor en sus angustias, y los libró de sus aflicciones" (107:13). Los que sufrían en este salmo no clamaron a Dios después que ya estaban fuera de su problema; ¡gritaron y clamaron mientras estaban en problemas!  ¿Qué hizo Dios? Los salvó.

El tercer tipo de creyente en problemas es un insensato que ha causado sus propios problemas.

"Luego que clamaron a Jehová en su angustia, los libró de sus aflicciones; los sacó de las tinieblas y de la sombra de muerte, y rompió sus prisiones. ¡Alaben la misericordia de Jehová y sus maravillas para con los hijos de los hombres!, porque quebrantó las puertas de bronce y desmenuzó los cerrojos de hierro." (107:17-18).

El diccionario dice que un tonto o insensato es alguien que carece de juicio o sentido común, alguien que comete errores tontos y estúpidos. Hace lo suyo sin pensar en las consecuencias.

Muchos cristianos están pagando un alto precio por sus actos pasados de insensatez. Algunos pasaron una noche en adulterio y han contraído el Sida/VIH. Algunos se están hundiendo en agujeros financieros debido a los gastos tontos. Otros están encerrados en un matrimonio terrible porque se apresuraron a hacerlo tontamente.

La desesperación de muchos de esos cristianos es indescriptible. Se sienten indefensos, a punto de rendirse. Un hombre me escribió: "Siento que mi vida ha terminado. No hay nada que pueda hacer. Sólo espero la muerte". Estas trágicas palabras reflejan la descripción del salmista de este tipo de desesperación: "Se acercaron a las puertas de la muerte" (107:18).

No tienes que vivir sin esperanza. Dios te ha dado su promesa de que no abandonará ni siquiera a los necios. "Pero clamaron a Jehová en su angustia y los libró de sus aflicciones. Envió su palabra y los sanó; los libró de su ruina." (107:19-20).

Me pongo tan feliz cuando leo estos versículos porque conozco todos los errores tontos que he cometido en mi vida. El Señor sabe que hay cosas que no podemos cambiar, palabras que hemos dicho que no podemos traer de vuelta. Sin embargo, no nos está pidiendo que hagamos penitencia ni hagamos promesas. Todo lo que pide es que le clamemos en nuestra desesperación. Puede sanar, prolongar la vida y proporcionar gracia sobrenatural. "Envió su palabra y los sanó, y los libró de su ruina" (107:20).

Dios te enviará a alguien, recordándote su palabra. Todo lo que tienes que hacer es escuchar su promesa y clamarle.

El cuarto tipo de creyente en problemas es alguien inundado por una tormenta inesperada en su vida.

Al leer los siguientes versículos, pienso en las personas que enfrentan problemas en su negocio o carrera.

"Los que descienden al mar en naves y hacen negocio en las muchas aguas, ellos han visto las obras de Jehová y sus maravillas en las profundidades, porque habló, e hizo levantar un viento tempestuoso que encrespa sus olas. Suben a los cielos, descienden a los abismos; sus almas se derriten con el mal. Tiemblan y titubean como ebrios, y toda su ciencia es inútil." (107:23-27).

Los empresarios y la gente de carrera son como marineros en barcos. Las grandes aguas significan el gran mundo de la competencia, un océano de actividad. De repente, una tormenta estalla que está fuera de su control, olas de problemas amenazando con tragarse su barco. "Su alma se derrite a causa de problemas" (107:26).

Fueron capaces de resolver sus problemas pasados, de escapar de una crisis tras otra, pero no parece haber manera de escapar de esta prueba. “Tiemblan y titubean como ebrios, y toda su ciencia es inútil” (107:27). No pueden dormir en la noche por la preocupación, tratando de razonar la manera de salir de sus problemas.

Sólo Dios puede calmar su tormenta. Sólo él puede calmar esas olas amenazantes. Sólo él puede traer alegría y paz y llevarlos a un puerto seguro. "Entonces en su angustia claman a Jehová, y él los libras de sus aflicciones. Cambia la tempestad en sosiego y se apaciguan sus olas. Luego se alegran, porque se apaciguaron, y así los guía al puerto que deseaban." (107:28-30).

Quiero decirles a esos lectores: "No dejes que tu situación se meta en tu espíritu. Tráelo todo ante Dios. Ve a tu lugar secreto y entrégalo todo a él. Dios puede hacer lo que nunca serás capaz de hacer.

Dios no va a dejarte. Está contigo en tu batalla hasta el final, no importa cómo te hayas metido en ella. Está en ti, contigo y a tu lado, pase lo que pase. "Con todo, él miraba cuando estaban en angustia, y oía su clamor" (106:44). Aleluya.

Download PDF